La honestidad del redactor SEO resulta clave.

A finales de los años 60, Estados Unidos creó un monstruo. Al principio, lo mantuvo en secreto; después, permitió a algunos científicos visitarlo; en los años 90 levantó la veda, podía visitarlo quien quisiera; en la actualidad, recibe millones de visitas diarias. No para de crecer y se ha convertido en un gigante. Se llama Internet.

Este monstruo a veces es muy bueno y otras, terriblemente malo. Y la honestidad del redactor SEO resulta clave para que el monstruo sea bueno, para luchar contra los malos.

Contextualicemos…

  • Internet es gigante.
  • Internet tiene más de 2500 millones de usuarios.
  • Internet dispara a los usuarios de los países industrializados unos 3000 impactos publicitarios al día.
  • Internet ofrece la fascinante posibilidad de que una redactora escriba estas palabras desde su propia casa en su pequeño pueblo y, cuando pulse «Publicar», pueda ser leída al instante desde casi cualquier lugar del planeta.

¿Qué significa esto?

      • Que aquí hay mucho dinero.
      • Y que cualquiera con un ordenador y wifi se puede lanzar a ganarlo.
      • Y, como en casi todo, unos lo hacen de manera honesta y otros, no tanto.

 

Redactores SEO, un grupo heterogéneo

Escribimos en las redes sociales y publicamos. Y, de pronto, todos somos redactores.

Sin embargo, en Internet hay redactores profesionales y no profesionales. Ahí reside buena parte del problema: la formación de los redactores que se postulan como «profesionales». Por ello, resulta necesario apelar a la honestidad del redactor SEO.

¿Qué es ser honesto? Hacer bien tu trabajo.

Y para ello, necesitas formarte. Las palabras clave te dan la clave: «redactor SEO».

  • No eres solo redactor.
  • No eres solo especialista en SEO.
  • Eres (o deberías ser) las dos cosas.

Por tanto:

  • Si eres redactor profesional pero careces de conocimientos en SEO, necesitas formarte en SEO.
  • Si sabes mucho de SEO pero no eres redactor profesional, necesitas formarte como redactor.
  • Si no sabes ni de redacción ni de SEO, tienes un largo camino de formación por delante.

Resulta obvio, pero es tan importante que no he podido obviarlo (lo sé, mis juegos de palabras son un poquillo malos).

 

La honestidad del redactor SEO: En busca del equilibrio

Los redactores SEO escriben contenidos para las diversas plataformas que ofrece Internet: páginas web, redes sociales, blogs, microblogs.

He navegado por muchas de esas plataformas y he observado 3 tipos de textos profesionales:

 A) Mala calidad – Buen posicionamiento SEO

Enhorabuena, has redactado tu texto en tiempo récord, le has aplicado los parámetros que tanto le gustan a Google y lo has posicionado muy bien, pero ahora llega el momento en que lo lee la persona, no la máquina.

Ah, que no habías pensado en eso…

B) Buena calidad – Mal posicionamiento SEO

Acabas de redactar un texto de calidad extraordinaria y muy útil para tus lectores, pero solo tú sabes que existe y desconoces cómo posicionarlo bien en Google.

Como redactor, debes ser honesto con tu público, pero también contigo mismo: estás realizando un trabajo para un medio de comunicación de masas y eso requiere que te comuniques con la masa. Si solo te lee tu familia, no se completa el proceso.

C) Buena calidad – Buen posicionamiento SEO: el equilibrio

Cuando das con estos textos, es un gustazo.

Ahora, no pienses en ti como redactor, piensa que eres el lector:

  • Introduces las palabras clave en Google.
  • Pulsas una entrada de las primeras posiciones de la lista.
  • Al abrir el texto, es visualmente agradable y te explica de manera sencilla, precisa y clara lo que has solicitado.

La honestidad del redactor SEO: equilibrio

Por tanto, los redactores SEO escribimos para:

  • Personas: nuestros lectores.
  • Máquinas: los motores de búsqueda o buscadores.

Y, para ser redactores SEO honestos, necesitamos encontrar el equilibrio entre esos dos aspectos:

  • El lector: al que debemos un texto útil y de calidad.
  • El SEO: la necesidad de llegar a ese lector, que nos encuentre en el gigante Internet.

 

Ejemplos de deshonestidad del redactor SEO

  • Cebar la información

Los clickbaits («anzuelos de clics»): titulares que no anuncian la noticia, sino que más bien la ocultan; son un cebo para provocar la curiosidad del lector y que haga clic en ella. Está perfecto captar la atención de tu lector, pero no parece muy honesto andar poniéndole cebos.

    • Ejemplo: «Sanidad alerta del peligro para la salud de estas magdalenas y pide no consumirlas» (Fuente: ABC).
  • Engañar a tu lector

Los titulares engañosos: la noticia no es lo que parece que anuncia su titular. Poco más que añadir, es un caso flagrante de deshonestidad.

    • Ejemplo: «La muerte golpea a Lady Gaga. “Ha fallecido”. Última hora: accidente terrible»* (Fuente: Diario Gol).

*Quien murió fue el compositor de algunas canciones de Lady Gaga.

  • Mentir a tu lector

Fake news («noticias falsas»): el redactor omite parte de la información o directamente ofrece como verdadero algo falso. Esto es desinformación, y es muy peligroso.

    • Ejemplo: «Una mujer gana la lotería y defeca en el escritorio de su jefe».

(Fuente: Curiosamente, el periódico que lo publica se llama La Verdad. Esta noticia la difundió un portal que crea noticias falsas a modo de sátira. Pero el periódico que se hace eco de esa noticia no lo hace en modo de sátira: no ha contrastado la información. Me encanta la sátira, pero quizá habría que reflexionar sobre cómo está dañado a este medio. Ya… este tema es complejo).

  • Ofrecer un texto de pésima calidad a tu lector

Es una pena, hay muchísimos. Por ejemplo, promesas de listas con los mejores algos, pero luego el post es de calidad deficiente y contiene largos catálogos publicitarios sin menciones al criterio de selección seguido. Eso tampoco es honesto.

    • Investigando para este artículo, me he encontrado con esto:

¿Cuál es el peor blog en Español que conoces?

Siempre hablamos del mejor blog, ahora te pregunto ¿Cuál blog en Español consideras que es el peor?

Y si puedes explicar los motivos, mejor…

(Fuente: Blog Vecindad Gráfica).

Y ya, este es el artículo completo, de verdad, lo prometo.

Este tipo de textos deshonestan nuestra profesión aunque, por suerte, existen iniciativas que los combaten, como Snopes, Fact Check o No Piques.

 

La honestidad del redactor SEO: 7 motivos para ser honestos

Se me ocurren muchísimos, pero estos 7 me parecen los más importantes (no me ha salido un número redondo y no he querido quitar o rellenar para dejarlos en 5 o 10; eso también es honestidad).

  • Por respeto a tu lector.
  • Por responsabilidad con tu lector (no sabes si te va a leer un adulto maduro o un adolescente vulnerable).
  • Porque si no aportas a tu lector lo que ha solicitado, volverá rápidamente a Google y hará clic en otra de las miles de páginas que compiten contigo por aportarle esa información.
  • Por respeto a tu profesión.
  • Por respeto a ti mismo.
  • Porque tus textos perdurarán más y a la larga obtendrás mayores beneficios.
  • Porque tu conciencia estará tranquila y por las noches dormirás mejor.

 

La necesidad de una asociación de redactores SEO

Existen asociaciones como:

Pero no encuentro una asociación de redactores profesionales de contenidos SEO. Y nos vendría estupendamente para temas como:

  • Fomentar la honestidad.
  • Orientarnos sobre formación y empleo.
  • Asesorarnos cuando nos imponen plazos de entrega imposibles o tarifas desternillantes, etc.

¿Creamos una?

La honestidad del redactor SEO: mi conclusión

Ayudemos al monstruo a ser bueno.

El lector no es tonto y, por lo que he escuchado, Google tampoco. Si en lugar de empeñarnos en engañar a los dos, nos centramos en redactar un texto con honestidad, obtendremos la ansiada fórmula mágica: el equilibrio entre la escritura para humanos y la escritura para SEO.

 

CLAUDIA PELÁEZ ESPINOSA

Más artículos de prácticas

Claudia PeláezUncategorizedLa honestidad del redactor SEO resulta clave. A finales de los años 60, Estados Unidos creó un monstruo. Al principio, lo mantuvo en secreto; después, permitió a algunos científicos visitarlo; en los años 90 levantó la veda, podía visitarlo quien quisiera; en la actualidad, recibe millones de visitas diarias. No...Tu sitio de prácticas web en línea