El Museo del Hermitage sigue expandiéndose por Europa y a la subsede que ya tiene en Ámsterdam se añadirá otra en Barcelona. Tras unos cuantos años de incertidumbre, pues no quedaba claro si había una verdadera intención de sacar el proyecto adelante, por fin este fue presentado oficialmente el pasado día 17 en la Llotja de Mar. Parece que la intención es que el Hermitage Barcelona sea inaugurado en el 2019.

Aunque desde hace tiempo se oían rumores sobre su ubicación, en muchos casos reaprovechando edificios ya existentes (como unas antiguas naves en desuso en el puerto de Barcelona, la Facultad de Náutica de la Pla de Palau o el edificio de la Aduana situado frente a las Drassanes), la decisión definitiva es la de elevar un edificio de nueva planta. El emplazamiento escogido finalmente ha sido el puerto, justo al lado del hotel W Barcelona (más conocido popularmente como el “hotel vela”). Diseñado por el arquitecto Íñigo Amézola, el Hermitage Barcelona repartirá 15 500 metros cuadrados en cinco plantas y contará con siete salas de exposición, auditorio, cafetería, restaurante y un gran vestíbulo.

El museo Hermitage Barcelona requerirá la recalificación de terrenos del puerto, pero será una realidad en 2019.

La regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, no tardaba en recordarles desde su cuenta de Twitter que el proyecto requerirá la recalificación de los terrenos del puerto por parte del Ayuntamiento para que pueda salir adelante.hermitage barcelona gala-pin

El presupuesto para construir la sede del Hermitage Barcelona ascenderá a 38 millones de euros y saldrá en su totalidad de inversores privados, sin subvenciones públicas, pues se espera obtener beneficios de los 500 000 visitantes anuales que se prevé recibir. A la cabeza de esta iniciativa privada se encuentra el diseñador Ujo Pallarés, responsable de Cultural Development Barcelona, y el empresario ruso Valery Yarovslavsk. Ahora buscan un socio local que participe en la financiación tras la salida del proyecto de la empresa andorrana MoraBanc.

El diseño museográfico corre a cargo del físico Jorge Wagensberg, quien en su momento fue el responsable de la creación del CosmoCaixa. El nuevo museo mezclará en su discurso el arte con la ciencia para que juntas narren una historia.

«Habrá un diálogo permanente entre ciencia y arte, destacando tanto lo que las une como lo que las distingue; utilizando una museografía científica moderna, usando una singular combinación de piezas, fenómenos y metáforas museográficas».

Está previsto que el Hermitage Barcelona cuente con una colección permanente que rotará cada 10 años, así como espacios para exposiciones temporales y para la “pieza del mes”, que saldrá de entre las obras más importantes del museo ruso. Al mismo tiempo se desarrollarán talleres, conferencias y seminarios con el fin de «crear un microclima que estimule el conocimiento».

Con esto parece que por fin empieza a materializarse una idea que surgió hace ya cuatro años. Fue durante un viaje a Moscú del entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, cuando se firmó un acuerdo con las autoridades culturales rusas y con el museo para intentar sacar este proyecto adelante.

Natalia García

Natalia García BarriusoUncategorizedEl Museo del Hermitage sigue expandiéndose por Europa y a la subsede que ya tiene en Ámsterdam se añadirá otra en Barcelona. Tras unos cuantos años de incertidumbre, pues no quedaba claro si había una verdadera intención de sacar el proyecto adelante, por fin este fue presentado oficialmente el...Tu sitio de prácticas web en línea