La pareja se había separado recientemente y se encontraba en trámites de divorcio.

«Todo por los celos de él», declaran familiares de la víctima.

El agresor acabó con la vida de la mujer en el domicilio familiar para, a continuación, intentar suicidarse defenestrándose.

Agentes de la Policía Local han localizado el cadáver de una mujer con evidentes signos de violencia en el interior de una vivienda de la localidad de Altorrejo de Abajo, perteneciente al municipio de Corcamorñán, tras una llamada alertando de que un hombre se había caído por una ventana. Las primeras hipótesis apuntan a un posible caso de violencia de género, según indican fuentes de la Delegación del Gobierno.

El hallazgo se produjo sobre las 16:30 horas de este lunes en un segundo piso de la calle Viejas Dinastías después de que una vecina, que habita en el primero del mismo bloque, despertara de la siesta sobresaltada por un «fuerte golpe». «Fue como cuando en verano los críos tiran esos horribles globos de agua a las ventanas», asegura. El estruendo resultó deberse al impacto del cuerpo del hombre contra el pavimento. Esto, sin embargo, no acabó con su vida y actualmente se encuentra bajo arresto hospitalario. La mujer, por su parte, presentaba heridas por arma blanca que, según las primeras investigaciones, debió causarlas un cuchillo jamonero o un sable dâo.

Un móvil poco corriente

Desde que comenzaron los trámites de divorcio la mujer vivía en Altorrejo de Arriba con su hermana. Según explica esta, el día de los hechos la víctima dijo que iría a buscar algunas de sus pertenencias al pueblo vecino, ya que «cuando se vino debieron de discutir muy feamente, porque no trajo casi nada consigo, la pobrecita». Asimismo, fue ella quien ofreció un posible móvil: «Me dijo que el muy cabrón la había acusado de ponerle… Ya sabe, eso, esas cosas que lleva en la cabeza». Y es que, al parecer, el móvil podría encontrarse en que el hombre culpaba a su compañera sentimental de la extraña enfermedad que padece, cuyo principal síntoma es el crecimiento de dos tumores calcáreos simétricos en la frente, a modo de cornamenta. No obstante, tanto médicos como académicos coinciden en sus declaraciones: «“Poner los cuernos” es únicamente una expresión del habla».

Con este asesinato son ya sesenta las víctimas por violencia machista en lo que va de año. Este número, no obstante, podría incrementarse, puesto que actualmente hay otros diez casos en investigación. En consecuencia, no son pocas las organizaciones feministas que han convocado manifestaciones para este fin de semana.

Hermelinda Vilar Pablos

Mujeres protestando contra la violencia machista.
Hermelinda VilarUncategorizedLa pareja se había separado recientemente y se encontraba en trámites de divorcio. «Todo por los celos de él», declaran familiares de la víctima. El agresor acabó con la vida de la mujer en el domicilio familiar para, a continuación, intentar suicidarse defenestrándose. Agentes de la Policía Local han localizado el cadáver...Tu sitio de prácticas web en línea